Comienza tu Negocio con una Sociedad que ya está Constituida

Para todo emprendedor el construir una sociedad desde cero es todo un reto, son muchos los pasos que se deben seguir, se debe estar muy bien informado, contar con un buen asesoramiento y además esto supone una gran consumo de tiempo, se debe tramitar una gran cantidad de papeles.

Y si se hace algo erróneo, serán más los días de retraso debido al proceso administrativo, por esta y muchas más razones es mejor comprar una sociedad que ya esté constituida, para ello existen empresas que se dedican tanto a la compra como a la venta de sociedades activas.

Para comprar una sociedad activa solo debes buscar aquella que mejor se adapte a tus necesidades de negocio, una vez tengas la sociedad que quieres adquirir el siguiente paso es firmar los poderes para adquirirla, esto es un proceso totalmente legal y queda por sentado en el registro mercantil.

De esta manera estarás ahorrante mucho tiempo, ya que al constituir una sociedad podrías tardar semanas hasta meses, para comprar una que ya está constituida solo te tomará algunas horas o un día, esto es una gran ventaja para quienes no disponen de tanto tiempo para comenzar.

Ventajas de Comprar una Sociedad ya Constituida

El comprar una sociedad ya constituida supone una serie de interesantes ventajas, como lo mencionamos anteriormente al adquirir este tipo de sociedades el único trámite que se debe realizar es el de firmar los poderes en la notaría que esté más cercana a la localidad a la cual pertenece dicha sociedad.

El capital social que debe ser abonado se hace en efectivo y no es obligatorio hacerlo inmediatamente, esto le da al emprendedor mucha más flexibilidad al momento de comprar su sociedad, esta es una gran ventaja cuando la adquisición de la sociedad es urgente y no se tiene el dinero completo.

Estas sociedades pueden ser adaptadas, es decir, una vez que ya se ha comprado la sociedad se puede adaptar de acuerdo a las necesidades de su empresa, se pueden realizar cambios en su denominación social, en los estatutos, en su actividad principal, en su administración, en fin que sea totalmente suya.

Otra importante ventaja es que se tiene inmediato acceso a las operaciones bancarias, ya que se puede comenzar a operar con la cuenta bancaria que está asociada a la sociedad desde el primer momento, sin tener plazos de espera.